Saltar al contenido

Cómo quitar manchas de tomate

Sabemos que el tomate es uno de los alimentos más utilizados en las recetas de cocina de casi todo el mundo, y esto es gracias a su delicioso sabor y su versatilidad para adaptarse a cualquier plato. Pero a pesar de su popularidad y gran uso, las manchas de tomate siguen siendo un problema en muchísimos hogares ya que a diferencia de otras manchas, estas son difíciles de eliminar. 

Afortunadamente existen secretos para eliminar las manchas de tomate fácilmente. Con el paso del tiempo los quitamanchas se hicieron muy conocidos y ganaron una buena fama en algunos lugares, pero también existen otros métodos para eliminar las manchas de tomate que te los detallaremos aquí y que pueden ser incluso más efectivos.

¿Cómo se quitan las manchas de tomate?

Quitar las manchas de tomate no es fácil, y todo depende de qué tipo de tomate sea y también de la superficie a limpiar. 

No es lo mismo quitar una mancha de tomate frito, una de salsa de tomate a una de tomate más natural y sin otros elementos. También va a variar mucho donde se encuentre la misma, ya que si se trata de un tejido delicado o blanco, no vamos a operar de la misma manera a si se encuentra en un recipiente plástico o la misma alfombra. 

Sirviendo salsa de tomate en cuchara de madera

Lo más común es que, al estar comiendo una pasta o abriendo un frasco de salsa de tomate este salpique y manche nuestra ropa. Por eso, si se desea quitar una mancha de tomate de una prenda, hay una opción económica y accesible para hacerlo, la misma es la siguiente: 

  1. Con una servilleta de papel intenta retirar todo el excedente de tomate de la prenda evitando que el mismo logre esparcirse. 
  2. Mezcla un poco de bicarbonato y agua hasta conseguir una pasta.
  3. Extiende la pasta de bicarbonato y agua sobre la mancha de tomate. 
  4. Una vez cubierta la mancha, deja actuar la mezcla diez minutos y después enjuaga con agua fría
  5. Si quedan restos, repite la operación y luego lava la ropa como siempre. 

Si bien este es uno de los métodos más comunes para quitar manchas de tomate, existen otras opciones específicas que te detallaremos a continuación.

¿Cómo quitar las manchas de tomate de la alfombra?

Cuando la mancha de tomate se encuentra en la alfombra, ocuparnos de quitarla se hace un poco más difícil. La alfombra es una superficie que no podemos retirar y mandar al lavarropas, ni tampoco podemos mojarla en exceso. 

Por eso, en este caso intentaremos quitar la mancha con un paño húmedo. Para ello, sigue estos pasos: 

  1. Con una cuchara intenta retirar los restos de tomate sin dañar el tejido ni esparcir más la mancha. 
  2. Frota suavemente un poco de jabón para lavavajillas en el área manchada de tomate y sécala con un paño húmedo para disolver la mancha. Se debe evitar el uso de químicos abrasivos que puedan arruinar el material de la alfombra, por eso limítate con el jabón. 
  3. Retiramos el exceso de jabón y dejamos que se seque. 
  4. Si la mancha persiste, añadimos una cucharada de amoníaco en medio vaso de agua y con un paño, volvemos a repasar sobre la mancha. 

¿Cómo quitar manchas de salsa de tomate en ropa blanca?

Cuando la prenda con manchas de tomate es blanca, quitarla es mucho más fácil ya que podemos acudir a varios elementos que seguramente solemos tener en casa. 

Si bien puedes usar el preparado de bicarbonato y agua, la lejía o el vinagre de alcohol, recuerda siempre que estos productos debes frotarlos sobre la mancha luego de haber retirado todos los restos de tomate. 

A su vez, si por algún motivo no puedes quitar la mancha con ninguna de las opciones anteriores, puedes mojar un algodón en agua oxigenada y frotar sobre la mancha.

¿Cómo quitar manchas de tomate en ropa de color?

Cuando la prenda que manchamos con tomate es de color, debemos evitar el uso de lejía o de amoníaco, ya que podemos terminar arruinando el tejido que seguramente perderá su color original. Si bien quitaremos la mancha de tomate, la estaríamos reemplazando por otra imposible de quitar. 

Por eso, en estos casos se puede recurrir al bicarbonato, como se mencionó previamente, pero también se puede utilizar vinagre blanco en manchas que tengan más antigüedad. Pero antes, tendrás que deshacerte de dos cosas: los trozos de tomate en la superficie de la tela y la salsa adherida a las fibras.

manchas de tomate en ropa blanca
Sabemos que no sonreiría tanto si no supiera cómo limpiar las manchas de tomate de la ropa blanca

Si la mancha es reciente, primero intenta absorber todo el tomate con un paño o una servilleta seca, de modo que evitarás que la mancha se haga más grande. Puedes también quitar el excedente de tomate con una cuchara o una espátula y luego con un paño húmedo con un poco de jabón sin refregar demasiado termina de quitar los restos de tomate que penetraron el tejido. 

Luego, haz la misma preparación de bicarbonato y agua que te indicamos más arriba, mezclando estos dos ingredientes para formar una pasta. Colócalo sobre la mancha y déjalo actuar diez minutos. 

¿Cómo quitar las manchas de tomate en plástico?

Ya sea cuando llevamos comida al trabajo o guardamos lo que sobró de la salsa que preparamos en el día, guardar el tomate en sus diversos formatos en un táper de plástico es muy común. 

El problema de los tapers de plástico es que con el uso cotidiano, comienzan a tornarse de un color amarillento bastante desagradable. Lo bueno es que hacer que retornen a su transparente natural es muy posible si le damos la limpieza que necesita. 

salsa de tomate en tupper fiambrera

Para eliminar esas molestas manchas anaranjadas que a menudo quedan en los recipientes de plástico, podemos elegir entre varias opciones o probar cada una de ellas. 

Primero debemos dejarlos en remojo con agua y jabón toda la noche. Si al día siguiente la mancha persiste, podemos recurrir a un sencillo truco casero. El mismo se trata de preparar la misma mezcla de agua y bicarbonato de sodio detallada más arriba pero esta vez un poco más líquida y frotar hasta que la suciedad desaparezca. Si esto tampoco funciona, debemos llenar el recipiente con agua y unas gotas de lejía, dejando que actúe durante toda la noche y al finalizar el blanqueamiento deberás lavarlo con agua y jabón como siempre. 

Pero si eres de los que prefiere evitar la lejía, puedes recurrir también a este proceso que te detallaremos a continuación: 

  1. Moja una esponja con mucho vinagre.
  2. Espolvorear bicarbonato de sodio sobre la esponja.
  3. Refregar con fuerza el recipiente de plástico y déjalo reposar.
  4. Enjuagar con agua caliente.

Curiosidades del tomate y otros artículos interesantes

Configuración